Historia


Montánchez  De la prehistoria a nuestros días.


 

Por los objetos hallados en diversos puntos de la localidad, ceraunias o hachas, podemos asegurar que hubo en Montánchez civilizaciones prehistóricas de raza ibérica, que pudieran ser vetones.



Durante los años de la Reconquista, la fortaleza cambia varias veces de dominio. En 1166 pasa a manos cristianas, es recuperado de nuevo por los árabes en 1196. Definitivamente, en 1230 es conquistada por Alfonso IX, formando parte de la Orden de Santiago.



En 1429 cuando los infantes de Aragón, fortalecidos en el castillo de Montánchez, se rebelan contra la Corona, tras varios intentos por recuperarlo, es finalmente Don Álvaro de Luna quien la recupera para el rey Don Juan II. Cuando se convierte en escenario de los conflictos de la Beltraneja, Don Alfonso de Monroy, Maestre de Alcántara, se apodera del castillo, y tras un largo cerco durante años, la Corona no consigue recuperarlo hasta la firma de la paz en 1477.



Siglo XIII  

Privilegio de Fuero.


 

Desde el siglo XIII, en el que Fernando III otorga a Montánchez un privilegio de Fuero para el gobierno de toda la población, Montánchez conformó una comunidad de Villa y Tierra, formada por 14 municipios con sus propios fueros y privilegios.

 

A partir de ese momento, Montánchez alcanza una importante hegemonía como Encomienda mayor, conventual y Tesorería de la Orden de Santiago. En el siglo XVI la reforma de los Austrias lo convierten en partido Judicial con Gobernadores.