Inicio


Montánchez  El balcón de Extremadura.


 

Su bagaje cultural se impregna en el visitante, más allá del sabor de su famoso jamón con Denominación de Origen Dehesa de Extremadura. Romanos, godos y musulmanes configuran los vestigios del municipio cacereño de Montánchez.


3

El castillo.


 

Pero Montánchez es, sobre todo, su castillo (y las vistas que desde allí ofrece este fortín). Una fortaleza de origen romano, que los almohades reconstruyeron en el siglo XI. En los siglos XV y XVI el castillo fue habilitado como residencia de comendadores de la Orden de Santiago.

4

Sus vistas.


 

Desde allí es imprescindible asomarse a la Sierra de Montánchez, considerada el balcón de Extremadura (por su situación privilegiada en el centro geográfico de la región), y observar las murallas que rodean este imponente recinto, en el que se pueden visitar sus aljibes, bodega, torre del homenaje y una ermita del siglo XVII.

5

Sus rutas.


 

Montánchez también ofrece un grato paseo por las afueras del municipio, rodeado de viñedos, olivos y huertos. Un paseo imprescindible para culminar la visita al pueblo; al atardecer, mientras el sol se esconde detrás de su castillo y dibuja la silueta de esta fortificación.

6

Historia.

Desde la prehistoria hasta el siglo XXI


a

Desde el principio se ha atribuido la fundación del pueblo de Montánchez a los romanos. Pero el hallazgo de ciertos objetos prehistóricos (probablemente vetones) nos da una idea de la antigüedad de este municipio, en el que han dejado huella romanos, musulmanes y templarios.

Patrimonio.

Riqueza histórica


b

Patrimonio y productos agroalimentarios forman el binomio que hace de Montánchez un municipio singular. Ermitas como la de San Blas y la de Nuestra Señora de la Consolación (está última ubicada en el interior de su célebre castillo) son reclamos de un pueblo que tiene mucho más que ofrecer que su fortaleza. A saber: su plaza de toros, que merece una mención especial debido a su particular forma rectangular y un cementerio de enigmática hermosura, a la falda del castillo,  premiado como el mejor camposanto de España en 2015.

Cultura y Fiestas.

Un pueblo en fiestas: devoción y entrega


c

Montánchez siempre ha sido un pueblo concienciado y solidario. Por ejemplo, la dedicación y esmero de sus vecinos devotos provoca que las ermitas del municipio se encuentren bien conservadas. De esta forma, los montanchegos también se entregan a la celebración de sus fiestas patronales. Así, los populares Encuentros en Montánchez preceden a las fiestas más importantes de la localidad, las que se hacen (en septiembre) en honor a la patrona del pueblo: la Virgen de la Consolación del Castillo.

Gastronomia.

Montánchez: tradición jamonera


d

Montánchez es parada de referencia del jamón ibérico de bellota en la provincia de Cáceres. Los montanchegos proveen a una de las mejores despensas de España (la que conforma Cáceres con su materia prima) gracias a sus embutidos, que se pueden encontrar y/o degustar en restaurantes, secaderos y tiendas especializadas. Ni Carlos V pudo sustraerse a uno de los sabores que más enamoran de Extremadura.