Patrimonio


El Castillo  Emblema de civilizaciones.


 

Aunque la construcción actual pertenece a la época de la Reconquista, en el castillo de Montánchez podemos observar vestigios de las distintas civilizaciones que lo han poblado.

 

Podemos asegurar que la primera construcción enclavada en la localización del castillo es de origen visigodo. A partir de esta construcción, y utilizando el viejo material, el pueblo árabe a partir del siglo VIII construye elementos que se han conservado hasta hoy, como el aljibe o varios paños de muralla.

 

Tras la conquista cristiana en 1156 se construye la segunda fase del castillo, quedando organizado como hoy en día. Si visitamos el castillo, observaremos dos recintos bien diferenciados.



En el recinto interior podemos encontrar la antigua zona residencial, que por el uso de sus ventanas dobles y sus arcos de medio punto nos dan a entender que se trató de un palacio señorial. Además, dentro de este recinto interior encontramos el patio de armas, un patio rectangular rodeado de habitaciones, la antigua sala capitular, el patio del homenaje y la torre con el mismo nombre. En esta zona del castillo se ha iniciado una excavación para recuperar una antigua bodega de vino que data de la Edad Media.



El Cementerio  Mejor camposanto de España.


 

Galardonado en 2015 con el premio al Mejor Cementerio de España por la revista ‘Adiós’, en colaboración de la Asociación de Funerarias y Cementerios Municipales (AFCM).

 

El cementerio de Montánchez es, sin duda, un lugar especial. Situado en la ladera de un escarpado risco, coronado por un castillo de origen árabe, la necrópolis se construye escarbando y moldeando el granito que conforma la montaña. Salvando la inclinación del terreno se construyeron terrazas a distintas alturas.



El cancho que se menea  Cancho bamboleante.


 

Una gran piedra de culto considerada monumento megalítico por unos, y objeto del culto naturista de los hombres prehistóricos por otros.

 

Tenía como peculiaridad que podía moverse con la fuerza de un único dedo. En cambio, si se ejercía mayor fuerza el batolito no perdía su posición. Desgraciadamente, durante la Guerra Civil Española dos compañías del Regimiento Nacional derribaron la piedra mostrando así su “valentía”.



En 2003, el Ayuntamiento de Montánchez se propuso levantar de nuevo este monumento natural que volvió a lucir como en siglos anteriores. A pesar de no poder devolverle su movimiento original, el Cancho que se menea sigue teniendo una magia especial.


El campanario.


 

La torre campanario de Montánchez destaca por la peculiaridad de estar construida de forma anexa a la iglesia parroquial de San Mateo, ubicada en un bonito paseo con mirador y zonas verdes. Un lugar curioso al que merece la pena dedicarle tiempo en una visita a Montánchez.

 Los cruceros.


 

Montánchez cuenta con varios cruceros salpicados por toda la localidad. Entre los cruceros más importantes destacan las tres cruces del calvario, la cruz de los mártires, la de la cruz del prado, el pocito o la cruz que corona la fuente de dos caños. Estas reliquias, talladas en granito se situaban generalmente en las entradas y salidas de los pueblos o en las encrucijadas de caminos.

 Barrio del Canchalejo.


 

Es el barrio más antiguo de la localidad y su característica principal es el trazado irregular de sus calles. Calles estrechas, algunas de ellas sin salida, y bonitos rincones. Un lugar donde perderse, que te trasladará a tiempos remotos.

Iglesia Parroquial de San Mateo.


 

Construida en el siglo XIV hacia el año 1380. Tal cual hoy existe, data del año 1694. El arquitecto fue don Francisco Iglesias. Existen teorías que explican que en el proyecto original se pretendía construir una iglesia de mayores dimensiones pero por la falta de crédito tuvieron que abandonar el proyecto.

Las ermitas.


 

Montánchez cuenta entre su patrimonio con siete ermitas. Construidas en honor a la Virgen del Pilar, la Virgen de Fátima, Santo Domingo, La Virgen de los Remedios, San Antonio, los Mártires y la ubicada en el castillo donde descansa la patrona de Montánchez. Cada una de ellas diferentes en estilo y tamaño, pero todas ellas con aspectos diversos que las hacen únicas.

Fundación Vanderlinde.


 

Situada en un edificio histórico en Montánchez conocido tradicionalmente como “La Casa de las Nogalas” cuenta con una exposición permanente del pintor realista Alwin VanderlLinde . Además, la fundación surge con el objetivo de fomentar el intercambio cultural entre España y China a través del arte y la creatividad. Se trata de un espacio vivo donde se organizan seminarios, proyecciones, debates, etc.